FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

27 Septiembre 2022

Ciudades Inteligentes: “Cuando los chips sirven para mejorar la vida de las personas

Una ciudad inteligente es la que aprovecha la tecnología y apuesta por la innovación para mejorar la calidad de vida de las personas. Esa fue la definición que dejó el Congreso Smart City de la Red Española de Ciudades Inteligentes, una cita en la que Alcaldes y Alcaldesas de toda España explicaron que tras la “automatización”, el “big data” o las “soluciones multimodales” hay herramientas capaces de mejorar la recogida de la basura, evitar el atasco de las ocho de la mañana en el centro de la ciudad o mejorar los servicios sociales del municipio



El gran desafío a la hora de impulsar una ciudad inteligente es que la tecnología “acerque” a la ciudadanía y a la Administración. Esa es la esencia de todo proyecto para el Alcalde de Logroño y Presidente de la RECI, Pablo Hermoso de Mendoza. Para lograrlo la clave está en “compartir el proyecto, en socializar la tecnología” como aseguró la Alcaldesa de Santander y Vicepresidenta de la RECI, Gema Igual, quien explicó que la clave “no es explicar el tipo de sensor, es explicar para qué sirve” en espacios como la web municipal dedicada al proyecto Smart City que tienen. Y es que, como aseguró el Concejal de Agenda Digital y Administración Electrónica de València, Pere Fuset, “no son los chips, son las personas”. 
 
“Hay que hacerlo sencillo. Al final nuestra apuesta por soluciones inteligentes busca que sea más fácil empadronarse o solicitar una Chiquibeca para apoyar la educación de los más pequeños”, afirmó el Alcalde de la capital riojana. Hermoso de Mendoza aterrizó su “Logroño Inteligente" en un proyecto que busca cumplir desde lo local las metas del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030. Este consiste en visualizar la siniestralidad vial de Logroño, gracias a los atestados de la policía local, en un mapa para “prevenir los accidentes de tráfico, para salvar vidas”. 
 
Acción Local e Inteligente 
 
Como muestra Logroño, la tecnología bien aplicada puede salvar y mejorar vidas; puede generar una respuesta local a grandes desafíos. Por ejemplo, en España, 44.600 personas mayores de 14 años mueren a causa de la contaminación atmosférica una realidad que encuentra respuesta en medidas locales innovadoras como la del Ayuntamiento de València que ha puesto en marcha “sensores ambientales” capaces de controlar factores como “la polución y el ruido”; además, de sensores en la flota de la EMT para conocer “el aforo del autobús o incluso detectar si un motor está demasiado caliente”. Con esta tecnología se busca generar un transporte municipal más “sostenible, accesible y eficaz”. 
 
En España, el 26,4 % de la población está en riesgo de pobreza o exclusión y el 9 % sufre el grado más intenso de esa escasez. Una situación ante la que surgen propuestas ‘smart’ como la de Sant Feliu de Llobregat, donde han lanzado, como explicó su Alcaldesa, Lidia Muñoz Cáceres, “una herramienta predictiva en el ámbito de la atención social con la que aprovechan la cercanía y el conocimiento sobre los vecinos y vecinas para saber qué ayudas reciben nuestros vecinos, nuestras vecinas, qué nivel de renta tenemos en los diferentes barrios y, sin paternalismo, definir cuáles son los focos de atención social, saber qué necesitamos”. 
 
Otro gran reto para el que se proponen soluciones “inteligentes y locales” es el turístico. Como apuntan las Directrices Generales de la Estrategia de Turismo Sostenible de España 2030 existen problemas como la saturación de ciertos destinos urbanos, la necesidad de consolidar un “turismo de interior” o de implantar destinos turísticos sostenibles en “lo ambiental, en lo económico y en lo social”. Son desafíos que los Alcaldes de Palma, Rota o Benidorm conocen bien. 
 
Conocer el territorio
 
En su día a día, como aseguró Antonio Pérez, Alcalde de Benidorm, su ciudad debe atender a “una población que multiplica por tres e incluso cuatro a los empadronados”. Una situación que requiere conocer el territorio y a quienes lo viven, como explicó el Alcalde de Rota, José Javier Ruiz Arana. Para ello el Ayuntamiento de esta ciudad gaditana ha puesto en marcha un sistema de señalización turística inteligente que busca conocer los flujos de personas para mejorar aspectos fundamentales como la gestión de residuos o la prestación de servicios municipales. 
 
Por su parte, para medir el impacto real de todas las personas que “viven Benidorm”, su Ayuntamiento se encuentra preparando una “apuesta pionera con un sistema de indicadores ambientales” para conocer la huella real de las “tres poblaciones que atienden a diario”. Una apuesta por adecuar “la transformación constante” de esta ciudad alicantina que, en palabras de su Alcalde, cree que “ser inteligente es ser resiliente, es estar en una adaptación permanente y eso pasa por la innovación, por las tecnologías. Por buscar la accesibilidad, la máxima sostenibilidad y la gobernanza”.
 
La aplicación de la inteligencia a una ciudad-destino, como también es el caso de Palma, también permite poner la ciudad a un “clic” para evitar la saturación y mejorar la experiencia. Así lo explicó en València el Alcalde de la capital balear, José Hila, quien compartió la apuesta de Palma por un “sistema de geolocalización que pone toda la información municipal ‘en abierto’ para que la ciudadanía y las empresas sepan qué pasa en la ciudad”. “Algo que permitirá a particulares aprovechar mucho mejor su tiempo y a los negocios aprovechar mejor sus recursos”, aseguró Hila. 
 
Tiempo de transformación 
 
Tecnología e innovación pueden ofrecer respuestas locales a grandes retos como estos. Sin embargo, el proceso para impulsar e implementar estas soluciones no es sencillo. Al Alcalde de Rivas-Vaciamadrid, Pedro del Cura, le hizo falta, como él mismo reconoce, “una pandemia” para ver cómo esas inversiones en “tecnología” permitieron poner en marcha un “Ayuntamiento online en 15 días”. 
 
Hoy este Alcalde madrileño es un “converso” y su Ayuntamiento está implementando un proceso para “que casi 300 trabajadores municipales puedan volver al teletrabajo”, no solo como una forma de conciliar, sino como forma de prestar el servicio de la administración que permitirá que los vecinos puedan hacer gestiones directamente con el Ayuntamiento prácticamente a cualquier hora. Además, Rivas está explorando un sistema de Asistentes virtuales con inteligencia artificial que se combinará con la figura del “mediador digital”. La prueba de fuego de este servicio, aseguró Del Cura, es “Sí, sí funciona mejor que antes. Ahí está la explicación. Si no funciona mejor que antes, hay que parar y orientarlo”.
 
Un proceso parecido es el que impulsa la Oficina de Ciudad Inteligente de València que es la “guía y compañera de camino” de todas las áreas del Ayuntamiento de la capital valenciana. Su misión, como explica Pere Fuset, es hacer de esta transformación un proyecto común y transversal con medidas como “la revisión de los grandes contratos con cláusulas smart” que permiten, asegura, hacer de las contrataciones de servicios como jardinería y limpieza una oportunidad para “obtener datos”, de conocer mejor la ciudad y a los vecinos y vecinas. 
 
En el proceso de “escucha activa” que requiere una ciudad para hacerla realmente inteligente también trabaja el Ayuntamiento de Las Rozas. Para ello, han contratado a sherpas, porque la digitalización puede ser un pico escarpado, como explica su Alcalde. José de la Uz. Con estos “sherpas digitales” más de medio centenar de comercios de esta localidad madrileña están desarrollando sus habilidades. Además, Las Rozas ha impulsado ‘Hackatones’ con los que han enriquecido sus proyectos de ciudad y ha puesto en marcha una Oficina de Captación de Fondos para facilitar que vecinos y el tejido asociativo del municipio pueda obtener recursos con los que ser más sostenibles e inteligentes. 
 
El proceso de transformar la Administración, como explica el Alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, es “apostar por el progreso, porque la pandemia nos ha enseñado que la ciudadanía quiere un mundo digital cómodo, accesible y ágil. Vecinos y vecinas nos piden una ciudad inteligente cuando vienen al padrón, cuando nos necesitan”. Sin embargo, para lograr eso, como recordaron diversas autoridades locales, la gestión directa por parte de las Entidades de recursos como los Fondos Next Generation será esencial, porque solo la Administración cercana tiene la capacidad para crear una ciudad realmente “inteligente y sabia”, que ponga los chips al cuidado de las personas y que no deje a nadie atrás. 
 
Pueblos inteligentes 
 
La digitalización y el impulso de proyectos inteligentes no puede dejar a nadie atrás. Debe empapar cada punto de la geografía española. Así lo aseguró el Presidente de la FEMP, Abel Caballero, quien pidió que los avances tecnológicos lo impregnaran todo. Y es que, como explicó el Presidente de la RECI, Pablo Hermoso de Mendoza, las soluciones Smart permitirían “atraer y asentar población” a los municipios de la España Vaciada. Para lograrlo hacen falta recursos y alianzas, como aseguró la Vicepresidenta de esta Red, Gema Igual, quien dijo que “no hay pueblo que no pueda aprovechar las soluciones inteligentes”. Ante este desafío, el Presidente de la Red de Entidades Locales para los ODS de la Agenda 2030, José Hila, invocó al “ODS 17” y aseguró que hace falta establecer “alianzas entre lo urbano y lo rural, entre lo público y lo privado para llevar la innovación a cada rincón”. 
 
En este sentido, ya han surgido en España ‘alianzas’ para que lo ‘smart’ no sea “patrimonio urbano”. Así lo ha hecho, por ejemplo, la Diputación de Castellón con su iniciativa Smart Villages que pone “a disposición de los 135 municipios una plataforma inteligente y asesoramiento técnico que permitirá gestionar los recursos municipales de manera más sostenible y eficiente”. Esta aplicación estaba pensada originalmente para fomentar la transición ecológica de los municipios, pero ya se plantea como una solución para que estos “pueblos inteligentes” puedan organizar “sus activos municipales y patrimoniales o la optimización de recursos turísticos y otras aplicaciones ciudadanas”. 
 
Estas iniciativas son especialmente importantes en pueblos con aspiraciones turísticas porque la inteligencia es la única opción para “asentar turismo”, como explicó el Vicepresidente de la Comisión de Turismo de la FEMP, Antonio Pérez, quien recordó que “el turismo es una industria que redistribuye la riqueza como pocos que no se deslocaliza (…) y hoy no hay ninguna estrategia turística que no pase por el sistema de gestión inteligente de toda la operativa, de todos los servicios y productos del destino”. 
 
Y en España hay “pueblos inteligentes” o Smart Villages que saben que el futuro pasa por innovar. Ejemplos conocidos son Molinaseca, que con menos de un millar de habitantes, ha avanzado en un sistema de gestión inteligentes de residuos y otro de alumbrado o Valverde de Burguillos que con su ‘Erasmus Rural’ Activa Valverde es un ejemplo de cómo estimular la innovación para dar respuesta a las necesidades de un pueblo. 
 
Son municipios, que como recoge el Parlamento Europeo, no tiene “definición jurídica”; pero sí un punto en común con las Smart Cities: “la digitalización es una herramienta social para mejorar las condiciones de vida, no un objetivo en sí mismo (…) porque el uso de las tecnologías no es sinónimo per se de inteligencia”. Y es que si algo dejó claro el Congreso de la RECI y sus diálogos es que lo inteligente es usar “los chips para mejorar la vida de las personas”. 
 
 
Ciudades Inteligentes

Ciudades Inteligentes

Carta Local nº 359, julio agosto 2022.pdf