FEDERACION ESPAÑOLA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

27 Septiembre 2022

Acción local contra la epidemia de la soledad

La soledad no deseada afecta a las más de cuatro millones de personas que están solas, pero no quieren estarlo; que ven cómo sus vínculos sociales desaparecen y cómo sus posibilidades y herramientas para socializar se reducen. Ante esta situación, Entidades Locales e instituciones han puesto en marcha iniciativas para hacer fuerte esta epidemia global, la de las soledades.



Uno de cada dos españoles se ha sentido solo alguna vez. Sensación que es habitual, de acuerdo con Cruz Roja, para un 30% de los mayores y para un 30% de los jóvenes de este país. Con esta cifra, la organización demostró que la soledad no deseada no tiene rostro, no responde exclusivamente a un perfil demográfico; aunque sí afecta con mayor crudeza a las mujeres mayores de 65 años que han dedicado su vida a los cuidados; cuidadoras que no tienen quien las acompañe en su pérdida.

Otro de los colectivos que sufren con crudeza la soledad no deseada, como avanzaba el Ayuntamiento de Madrid, son las personas de nacionalidad extranjera. Además, en un análisis preliminar, destaca que “considerando su posición socioeconómica, la soledad está más presente entre las que se encuentran en una situación más vulnerable: desempleados, pensionistas, con bajos ingresos y bajo nivel de estudios”. Otro factor de alerta es que “el 58% de las personas que se sienten solas perciben que su salud es regular, mala o muy mala, proporción que desciende hasta el 25,7% en el caso de las que no lo hacen”.

Acción Local

Ante esta situación, existen medidas locales para detectar la soledad no deseada y generar espacios donde socializar y recuperar habilidades. Una de estas experiencias es la del Ayuntamiento de Madrid que, como muestra en soledadnodeseada.es, organiza una serie de actividades contra la soledad. Así, en este mes de mayo los vecinos de Carabanchel han podido acudir al Con-Clave Joven, un espacio de expresión artística para fortalecer los vínculos sociales, y los de Vallecas han visto aparecer la Carpa Contra la Soledad.

Estos proyectos son la cara visible del Proyecto Estratégico de la Ciudad de Madrid. Esta estrategia, que detectó que en Madrid casi un 10% de los vecinos se sienten solos la mayor parte de su tiempo, incluye iniciativas para generar redes vecinales como las Comunidades Compasivas, mediante las que se impulsa “la empatía y el acompañamiento de la comunidad en los procesos de duelo, de la enfermedad crónica, edad avanzada o al final de la vida”, momentos en los que la soledad no deseada acecha.

Otro de los pilares del trabajo de Madrid contra la Soledad No Deseada son los Voluntarios por Madrid, con iniciativas como “Te contamos la ciudad”, “Leemos para ti” o el proceso creativo tras “Los Mayores también cuentan”. Todos estos proyectos permiten a personas como Abilia, vecina del barrio de Almenara y protagonista de uno de los vídeos para romper el silencio sobre la soledad de soledadnodeseada.es, “coger amistad, hasta que ya dices: si es que no paro en casa”.

Son las mujeres, como Abilia, de las que habla la concejala de Tercera Edad de San Bartolomé, Alma María González Mauri, cuando dice que la soledad “tiene principalmente cara de mujer, de las mujeres que siguen asumiendo el papel de cuidadora y abandonan su profesión y en muchos casos renuncian a la participación social para cuidar. Una situación que supone en muchos casos una inferior cotización, una pensión inferior y síntomas como depresión y baja autoestima”.

Desde San Bartolomé, explica González Mauri, se combaten las soledades con políticas para “dar más participación social, evitar su aislamiento y por tanto mejorar su calidad de vida”. Entre los proyectos que este Ayuntamiento desarrolla destacan la línea de Atención Telefónica, un servicio de escucha activa y ayuda emocional, o el plan de Envejecimiento Activo, con actividades que diseñan los propios usuarios que incluye talleres de memoria, redes sociales o paseos saludables.

Además, esta localidad canaria ha impulsado el programa ‘Cuenta Conmigo, Soledad Cero’, que se centra en la atención individualizada de la persona, con un modelo que preserve su dignidad en cada momento y ofrezca alternativas de calidad de vida en las distintas fases del envejecimiento. Todo ello, fomentando la autonomía y siempre desde el enfoque de sus capacidades en sus domicilios.

La Diputación de Foral de Álava es otra de las Entidades Locales que enfrenta las soledades desde la cercanía con proyectos como su “Escuela de Soledad”, los “Death Cafés”, para acompañar en los procesos de duelo, o el futuro Foro de Municipios Alaveses contra la Soledad; todo ello con una estrategia común, Araba a Punto, para plantar cara “un problema real y alarmante, que, poco a poco se va convirtiendo en una epidemia”. Así lo asegura su Diputado de Políticas Sociales, Emilio Sola, quien recuerda que las soledades se enfrentan con “innovación social” y con unas políticas de cuidados para que las personas “puedan proyectar su vida de forma más satisfactoria”.

Sola enfatiza en que tras Araba a Punto, la estrategia provincial contra la soledad no deseada, existe una voluntad de “conectar con la realidad y de dar coherencia al entramado de recursos y servicios (…) que ya operan en el territorio”. Los cuatro objetivos de esta estrategia, apunta, son fortalecer el apoyo social, aumentar las habilidades sociales, aumentar la interacción social y fomentar el entrenamiento sociocognitivo. El primer fruto de esta estrategia es Bakardadeak, la Escuela de la Soledad, ubicada en Laudio, y que busca “prevenir la soledad, con perspectiva territorial, teniendo en cuenta el ámbito rural, y de género, y con implicación social, conformando redes con los agentes sociales”

Una de estos actores sociales es Mari Mar Agós, la bibliotecaria de Aurizberri/ Espinal. Su “biblioneta” es un arma contra la soledad no deseada, que se encasquilló con la pandemia de la COVID-19, ya que los usuarios más mayores “toman más distancia, tienen más miedo”. Ante el temor a la cercanía, esta bibliotecaría les atiende en la puerta de casa y está realizando un programa en la radio local para acompañar a los más mayores.

Agós espera que esto sea temporal, porque la biblioteca es “un punto de encuentro y de integración para los nuevos vecinos y para los de siempre”. Mientras, ella sigue llevando su biblioteca móvil a la residencia, a los colegios; sigue apostando por la cultura como elemento de “integración intergeneracional” y apoyando encuentros intergeneracionales. Aportando, desde la cercanía y con su cercanía, a la lucha contra las soledades

 
Documentos relacionados

Documentos relacionados

Acción local contra la epidemia de la soledad

Acción local contra la epidemia de la soledad

Carta Local nº 359, julio agosto 2022.pdf